Desarrollo de software: ¿Es mejor para una empresa escoger España o los EEUU?

Cuando una empresa tiene que encargar el desarrollo de un software cualquiera una de las dudas que pueden entrarle es el mejor país para encargar el desarrollo del mismo. Aquí vamos a hacer una breve comparativa entre hacerlo en España o hacerlo en EEUU.

Para tomar la decisión muchas son las variables y consideraciones a tener presentes, de buen seguro que en algunos aspectos será mejor un lugar y en otros aspectos será mejor otro, pero en lo que aquí concierne nos vamos a referir exclusivamente a lo que afecta a la propiedad intelectual del mismo.

software-417880_1280

Objetivamente hablando puede decirse que escoger los EEUU para desarrollar el software será una mejor elección para la empresa, una opción más segura en lo que concierne a la propiedad intelectual y ello le blindará de una mejor manera de posibles problemas posteriores.

España, del mismo modo que el conjunto de la Unión Europea, tiende en muchos aspectos a tener un perfil mucho más proteccionista y eso se ve reflejado en lo aquí expresado.

Así, mientras al tenor de lo establecido en el artículo 97.1 de la Ley de Propiedad Intelectual se considera autor de la creación a la persona física o grupo de personas físicas que lo hayan creado y simplemente deja abierta la puerta a establecer la titularidad de los derechos a personas jurídicas en los supuestos concretos que la misma ley prevé, en los EEUU el creador mismo puede ser la empresa, puede ser el empresario.

El matiz entre ser el autor o creador de la obra y ser el titular de los derechos sobre la misma es muy importante y de naturaleza conceptual. Así, mientras en el marco español, el creador de la obra siempre será considerado -a efectos prácticos- el autor o creador de la misma, a pesar de que los derechos de explotación le correspondan a la empresa que ha encargado el software, en los EEUU conceptualmente es diferente.

En los EEUU, la misma legislación otorga naturaleza de creación a aquel empresario o quien fuere que encarga la elaboración de una obra, además de disponer de los derechos de explotación de la misma. Todo ello en base a lo establecido en el apartado B de la sección 201 de la norma relacionada con el Copyright del país norteamericano.

Dicho de otro modo lo anterior, mientras en un supuesto el padre o madre de la obra siempre será su creador (en la práctica), es decir, quien lo ha desarrollado, en el otro caso puede decirse que adquiere la naturaleza de padre o madre de la obra quien la ha encargado.

Para la empresa puede -de entrada- no tener una gran relevancia, pues de no existir pacto en contrario (según lo establecido en el artículo 97.4 de la Ley de Propiedad Intelectual española) la empresa dispondrá de los derechos de explotación y el empleado o prestador de servicios no podrá reclamar, pero normativamente tiene más fuerza en favor de la empresa o contratante del que se trate la normativa estadounidense.

Sin duda, todo un buen y controvertido debate conceptual, en el cual se puede discutir mucho sobre los derechos inherentes al creador de una obra y que daría mucho de sí, pero hasta aquí los detalles concernientes al mero enfoque desde el cual este tema aquí se ha tratado.

Anuncios

Acerca de Jordi G. Castillón

Empresario.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.