Directiva UE para garantizar la seguridad de las redes y sistemas de información en la Unión

De un tiempo a esta parte parece que tan sólo se escucha hablar del Reglamento General de Protección de Datos y si bien resulta cierto que el mismo tiene un gran impacto y una gran relevancia para las empresas y profesionales de todo tipo y tamaño, también resulta cierto que el mismo tan sólo es una pieza más de todo el rompecabezas que supone el conjunto de la legislación en materia del ámbito tecnológico.

gdpr-3357873_1280

El Reglamento General de Protección de Datos ya resulta de obligatoria aplicación, pero como muchos más. Quedarnos en tan sólo un reglamento (por importante que este sea) es algo más mediático que otra cosa.

Las empresas se han tenido ya que adaptar (aunque todos sabemos que la gran mayoría aún no lo han hecho o lo han hecho mal) a este reglamento, pero la realidad es que las empresas nunca deberán dejar de adaptarse a las nuevas reglamentaciones, normas, leyes y todo lo que irá apareciendo siempre continuamente.

Vivimos en un entorno cambiante y de profunda transformación tecnológica constante y a ello debemos adaptarnos. Saber actuar siempre ante ello en todos los frentes que nos atañen y que nos van e irán aplicando resulta y resultará imprescindible para el desarrollo de cualquier negocio.

Seguridad de las redes y de los sistemas de información

La seguridad de las redes y de los sistemas de información se ha convertido en una pieza fundamental para la seguridad de cualquier lugar, de cualquier estado y de cualquier conjunto supranacional.

Así las cosas el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa ya en el pasado año 2016 aprobaron la Directiva (UE) 2016/1148 con el fin de crear unas medidas que garanticen en el conjunto de la Unión un nivel parejo determinado de seguridad en las redes y en los sistemas de información.

De todo lo establecido en dicha directiva, en este artículo vamos a focalizarnos en lo que dicta su artículo quinto, concretamente lo que establece en su punto primero.

A tenor de lo dictado corresponde decir que todos los estados miembros de la Unión (a más tardar el 9 de noviembre del 2018) deberán tener identificados a todos aquellos operadores de servicios considerados esenciales. Los estados deberán tener identificados a todos los operadores que formen parte de los sectores y subsectores que la directiva establece.

Los sectores y subsectores son los que la misma directiva fija en su anexo segundo, los mismos de modo genérico -y sin entrar en detalle- son aquellas empresas que tengan que ver con el ámbito de la energía, el transporte, la banca y otras empresas financieras, el sector sanitario, las empresas de suministro y distribución de agua potable y las empresas que proveen de infraestructura digital (proveedores de servicios del DNS, registros de nombre de dominio de primer nivel, entre otros).

Anuncios

Acerca de Jordi G. Castillón

Empresario.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.